Opinión: por qué la secuela de ‘Blade Runner’ es una mala idea.

Vaya por delante que a la hora de escribir estos párrafos no soy del todo parcial. ‘Blade Runner’ es mi película favorita, y el hecho de que hagan una secuela me provoca una sensación un tanto extraña: por una parte me intriga, pero por otra me produce un pavor y un asco indescriptibles.

¿Por qué digo esto? Porque una secuela de ‘Blade Runner’, aunque interesante, es una idea malísima. Las razones, las cuales expondré a continuación, son completamente personales, y es la comprensión de esto lo que le pido al lector de este blog antes de dar cualquier opinión contradictoria. 

‘Blade Runner’, obra cúlmen de la ciencia-ficción de los años 80, no obtuvo unos buenos numeros en taquilla. Su rodaje accidentado, las continuas peleas de Harrison Ford y Ridley Scott, el presupuesto desmedido… Todo parecía indicar que el resultado final sería, vulgarmente hablando, un bodrio. Y en gran parte, lo fue: la versión estrenada en 1982, con una desafortunada voz en off y un final feliz impuesto por la productora, fue una buena película a medias. Sin embargo, no es ni la sombra de lo que es la segunda versión, estrenada diez años después, llamada The Director’s Cut. 

Dicha versión, que simplemente quitaba la voz en off, cambiaba el final e incluía una visión onírica de un unicurnio, cambió por completo la versión original, dando lugar a la gran pregunta que suscita el film: ¿es Deckard un Replicante? Esta pregunta, tantas veces estudiada y debatida, es secundaria ante el primer gran error sobre hacer o no hacer una secuela: al existir dos versiones principales, tan distintas entre sí, ¿cuál de las dos coger? ¿Cuál de las dos tomar para hacer una secuela? ¿La primera, en la que Deckard y Rachael huyen a un bosque a esconderse, o la segunda, en la que huyen sin saberse a dónde? ¿La primera, en la que Deckard, en principio, no es un Replicante, o la segunda, en la que en principio sí lo es?

Y ya no es solo eso: si tomamos la segunda, lo cual sería lo lógico, pues es la más conocida y admirada, ¿vas a jugártela y vas a dar conocer si Deckard es o no es un Replicante? Porque si lo es, el hecho de fichar a Harrison Ford para interpretar a un personaje que, en principio, solo puede vivir 4 años, y sin embargo dicho actor tiene como 35 más, es bastante idiota. Y si te la juegas aún más, y afirmas que Deckard no es un Replicante, ¿cómo explicas la visión del unicornio de la primera, o la famosa frase de Gaff al final de la misma?

Son grandes preguntas que, por muy buen guión que tengas entre manos, son dificiles de responder. Y yo, como fan de la original, considero irresolubles, pues no contentarán a nadie.  

Otro punto a estudiar: el reparto. Mi compañero en el blog a tuiteado algunas veces que le gusta, pero yo he de discrepar sustancialmente de esto: el reparto es, hablando en plata, una mierda de proporciones épicas. Ryan Gosling tiene un pase, porque no es mal actor, y me imagino que hará de un Blade Runner, pero a partir de ahí los demás son de risa: Dave Batista, Ana De Armas, Barkhad Abdi… Actores que no pegan ni con cola en el universo de la primera, además de tener unas aptitudes actorales bastante dudosas. Y luego está Villenueve, el director: aunque interesante, lo considero un director bastante irregular, que alterna grandes películas (‘Prisioneros’) con otras bastante malas (‘Sicario’, ‘Enemy’), y que basa su poderío cinematográfico en la fotografia, lo cual no es tan importante en un universo como el de ‘Blade Runner’. 

Y oye, desde aquí, aunque parezca un friki cabreado, deseo con toda mi alma que me callen la boca. Que expandan el universo ‘Blade Runner’ con otra obra maestra: con una enorme secuela que explore temas similares a los de la original, y ahonde en otros temas desconocidos por la primera. Pero, por otra parte, dudo bastante que esto se consiga: ‘Blade Runner’ es una película perfecta en sí misma, con un desenlace abierto y cerrado al mismo tiempo, y que no da lugar, en ningun caso, a una secuela que lo único que busca es ganar pasta, no hacer cine de verdad.  

Y eso es, realmente, lo que me jode: entiendo que Hollywood es una gran corporación que busca, principalmente, ganar dinero, pero para ello hay mil formas de hacerlo, y no el sacar una secuela 34 años después de una de las mayores obras maestras de la ciencia-ficción. Y más cuando no hay una version establecida, cuando el final es tan abierto y que da lugar a tantas interpretaciones, o que cada interpretación es única en si misma, lo que hará que, al elegir una para una secuela, se vayan a la mierda todas las demás, dejando en la cuneta uno de los atractivos del film: el poder interpretar tu mismo el final.

Obviamente veré la secuela, el día del estreno, y con setimientos encontrados. Intentaré verla sin prejuicios, aunque me costará, pero he de decir desde aquí que la secuela es, sin duda, una mala idea. Igual que lo fue Terminator Genesys, igual que lo fue 2010, igual que lo fue Prometheus, e igual que lo son el 90% de las secuelas de películas míticas que no merecen una continuación con el único objetivo de ganar más pasta. 

Pero oye, esto es Hollywood, y a cada día que pasa las secuelas, los remakes, los reboots, etc. Van estando cada vez más a la orden del día. 

Y sí, ‘Blade Runner 2’ es una pésima idea. Pero ojalá, y lo digo de corazón, que me chapen la boca con otra obra maestra.

Opinión: segunda temporada de ‘True Detective’.

True_Detective_II_Serie_de_TV-792935203-large

Sin palabras. Así estoy después de haber visto este primer capítulo de la que es, en mi opinión, la mejor serie que uno puede encontrar hoy en día en televisión.

¿El por qué de mi entusiasmo? Es simple. Creo que esta segunda temporada ha conseguido recoger lo mejor de la primera y hacerlo todo menos ambiguo, menos místico y más real, por así decirlo. Es cierto que no tenemos a un Matthew McConaughey haciendo de un Rust Cohle, el mejor personaje que nos ha dado la pequeña pantalla desde Walter White, pero ahora tenemos a (desde mi punto de vista) tres enormes personajes que cumplen con las más altas expectativas. En efecto, me refiero a los personajes de Ani Bezzerides (interpretada por Rachel McAdams), Frank Semyon (Vince Vaughn) y, sobre todo, al impresionante Ray Velcoro, interpretado por un Colin Farrell que en un solo episodio consigue bordar al típico policía borracho y sin escrúpulos que tanto abunda en este tipo de género.

True_Detective_II_Serie_de_TV-675419558-large

Y hablando del género y lo que es típico en él. He leído que esta 2T es mucho más convencional que la primera, y he de decir que, tras un primer capítulo, todo lo dicho parece ser cierto. Pero, ¿es eso malo? En absoluto. De hecho me parece formidable, más teniendo en cuenta que la fórmula de la primera temporada no habría funcionado en un tipo de historia como ésta, mucho más urbana y menos terrorífica que la vivida por Rust y Martin en los pantanos de Louisiana. Por ello aplaudo la decisión de Pizzolato de ofrecernos un producto más ‘mainstream’, por así decirlo, pero que sigue teniendo las señas de identidad de la serie: grandes personajes, profundas reflexiones y muchos, muchos conflictos internos. Pues de eso trata y creo que tratará tanto esta temporada como las venideras: de las propias pesadillas de sus protagonistas, tal y como nos demostraban las visiones de Rust o el adulterio de Martin en la pasada temporada.

No quisiera desvelar muchas tramas del guión, además de que con un capítulo visto poco se puede ver, pero a grosso modo, la historia versa sobre un único asesinato de una persona muy influyente que logra conectar a todos los protagonistas de la temporada. Y ese será, al final del episodio, el punto de partida que espero que conduzca a un final igual de bueno que el que fue el de la pasada temporada, con esa bonita amistad por fin fraguada entre sus dos protagonistas.

Respecto a la dirección, he de decir que Justin Lin no es Fukunaga, pero cumple con creces, sobretodo con unos cinco minutos finales (canción folk de fondo) bastante impresionantes.

¿Hay ganas de ver el segundo capítulo? Por supuesto. De hecho, tengo más ganas de ver éste segundo que el de la pasada temporada cuando acabé aquel primer capítulo tan místico y sobrecogedor. Quizás esta 2T sea menos filosófica, es cierto, pero, ¿a quién le importa? Señor Pizzolato, deme más, por favor, e igual de bueno.

Crítica: Mad Max: Fury Road.

Ficha técnica.

Director: George Miller.

Reparto: Tom Hardy, Charlize Theron, Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Zoë Kravitz, Angus Sampson, Rosie Huntington-Whiteley.

Guión: Nick Lathouris, Brendan McCarthy, George Miller.

Fotografía: John Seale.

Música: Junkie XL.

Sinopsis: perseguido por su turbulento pasado, Mad Max cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo que huye a través del desierto en un War Rig conducido por una Emperatriz de élite: Furiosa. Escapan de una Ciudadela tiranizada por Immortan Joe, a quien han arrebatado algo irreemplazable. Enfurecido, el Señor de la Guerra moviliza a todas sus bandas y persigue implacablemente a los rebeldes en una “guerra de la carretera” de altas revoluciones.

Mad_Max_Furia_en_la_carretera-429261909-large

Crítica.

Recuerdo como ayer, tras ver la película con mi hermano, éste me dijo que quería ver más películas de George Miller, pues ésta le había parecido brutal. Yo, casi riéndome, le dije que este director australiano de 70 años había dirigido, además de la trilogía original de Mad Max, las dos entregas de la saga Happy Feet y ese film noventero tan adorable como es Babe, El Cerdito Valiente.

Mi hermano, confundido, me preguntó que por qué no había hecho más películas, si Mad Max: Fury Road era el film con la mejor dirección que había visto nunca. Dejando aparte que mi hermano no ve mucho cine, y salvando esta pequeña introducción, he de decir que la pregunta de mi hermano y su posterior afirmación guardaban algo de verdad: cualquiera que vaya a ver la cuarta entrega de Mad Max podrá darse cuenta de lo que nos habíamos estando perdiendo relevando a Miller a la realización de películas infantiles como las ya mencionadas. ¿Te gusta Fast & Furious? No te preocupes: Mad Max: Fury Road la deja a la altura del betún.

La película comienza cuando Imperator Furiosa (los nombres no tienen desperdicio), a bordo de un camión de guerra, decida salvar a las concubinas de Immortan Joe y sacarlas de forma clandestina de la Ciudadela, lugar en el que residen. Cuando descubren su plan, tanto Imperator Furiosa como Max (el cual se une posteriormente a la huida) deberán escapar de varios ejércitos de coches en una persecución que ocupa toda la película. ¿Argumento interesante? Depende de para quién. En mi opinión es el transforndo perfecto para plasmar realmente lo que es el universo Mad Max: locura, coches estrafalarios y personajes que rozan la demencia. Eso, y acción. Mucha acción. Porque si algo destaca de Mad Max: Furia En La Carretera es esa hora y cuarto de persecuciones sin fin en lo que todo puede pasar y en la que Miller no da ni un segundo de respiro al espectador. Intentando no abusar del CGI (ciertamente, no se nota nada) y con una dirección mucho más artesanal de lo habitual, el director australiano consigue plasmar en la pantalla algo ciertamente complicado: belleza en el género de los blockbuster. Esto no es Fast & Furious ni Transformers. Aquí hay una fotografía espléndida, una banda sonora sublime y una paleta de colores que oscila siempre entre lo naranja (día) y azul (noche), todo ello adrezado con las escenas de acción más locas y mejor rodadas que un servidor ha visto en su vida.

maxresdefault

Y luego tenemos a los protagonistas: Max y Furiosa. Toscos, poco habladores (Tom Hardy no dirá más de una veintena de frases en toda la película) y con sus propias convicciones, no me cabe duda de que pronto se convertirán en verdaderos iconos del cine de acción, pues tanto Theron como Hardy bordan sus papeles. Respecto al resto del elenco destacar a Nicholas Hoult, el cual hace un buen papel en su rol de loco seguidor de Immortan Joe.

Y es que en eso consiste esta película: de personajes que oscilan entre la marginación y la locura en un trasfondo social en el que la lucha feminista de liberación da pie a la (poco elaborada, ciertamente) trama del film. Ahora bien, que nadie se alarme con lo de “lucha feminista”, pues la situación que se nos presenta en la película es más una “huida de esclavas sexuales” que una “lucha por los derechos de la mujer”. Esto lo digo por quien piense que Miller ha intentado hacer una crítica social al mundo en el que vivimos, cuando no es así: el mundo de Max es un mundo demente y en ese mundo Immortan Joe es quien esclaviza a las mujeres para procrear.

Queridos lectores, no sé si serán muchos o pocos, pero si quieren un consejo, vayan a ver esta película. Da igual que te gusta la acción o no. Da igual que seas un gafapasta o que tu actor favorito sea Vin Diesel. Da igual que tu película preferida sea cualquiera de T. Malick. Mad Max: Fury Road es el espectáculo visual definitivo, dos horas de verdadero cine que demuestran, una vez más, que la artesanía siempre superará al tan sobreutilizado CGI.

Señor Miller, ¿para cuándo una secuela?

Lo mejor: las escenas de acción son lo mejor que he visto nunca. El guitarrista.

Lo peor: que la critiquen por su pobre guión. ¿Qué esperaban? ¿Diálogos marca Trantino?

9/10

Especial: ‘El Escuadrón Suicida’.

Queda poco más de un año para que la nueva cinta de DC Comics, Suicide Squad, vea la luz en la gran pantalla. Desde Cinéfiloblog queremos analizarla, tanto los actores como el director, y dar nuestra opinión.

David Ayer, director. Creo que es una buena elección. El problema es que no es el director más conocido de Hollywood, pues tampoco tiene demasiadas películas en su haber. La última de ellas, Fury (Corazones De Acero), es un gran film sobre la II Guerra Mundial que a un servidor le encantó. Por otra parte, Sin Tregua es otra de esas películas que marcan, y es, en mi opinión, la mejor de Ayer junto a la anteriormente mencionada.

  • A favor: las películas que ha hecho son, en general, bastante buenas. Sabe manejar a un gran grupo de actores, como ha demostrado en Fury.
  • En contra: quizás le falte algo de experiencia para rodar una película de este calibre.

Jared Leto, El Joker. De primeras, a todos nos pareció la mejor opción de todas. Acababa de ganar un Oscar, era un actor de moda y su aspecto pálido y larguirucho encajaba con el personaje. Pero ahora… personalmente, no sé como encajará Leto en el papel. Puede bordarlo, pero la sombra del malogrado Heath Ledger es muy, muy alargada.

  • A favor: es muy buen actor. Encaja físicamente con el personaje.
  • En contra: superar a Heath Ledger va a ser complicado.

4383940.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Will Smith, Deadshot. No pega. Nada. El personaje requería un actor que supiera hacer de loco excéntrico, y Smith, aunque me gusta, no lo es. ¿Sabéis quien era el idoneo? El buen Nicolas Cage. Nic habría sido perfecto para el personaje.

  • A favor: es un actor de prestigio y solía convertir en oro todo lo que tocaba. Solía.
  • En contra: no pega nada.

4393030.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Margot Robbie, Harley Quinn. No es que sea la actriz con más experiencia de Hollywood, pero su papel en El Lobo De Wall Street le ha valido el caché necesario para subirse al carro de las películas de superhéroes. No lo hará mal, pero desde aquí no estoy muy seguro de que sea la correcta. De hecho, como Quinn casi prefiero a otra de las protagonistas de la cinta: Cara Delevigne.

  • A favor: es buena actriz.
  • En contra: no es muy alta, y Delevigne pega más.

4409920.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Joel Kinnaman, Rick Flag. Después de verlo en el remake de Robocop o en series como The Killing, Kinnaman llega con el dificil papel de sustituir a un Tom Hardy que habría sido la opción perfecta. Sin embargo, hay que decir a favor de Joel Kinnaman que de mal actor no tiene nada, y que las escenas de acción las domina a la perfección.

  • A favor: tiene experiencia en el cine de acción gracias a Robocop.
  • En contra: todos preferían a Tom Hardy.

3475780.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Jai Courtney, Boomerang. Seguramente, el que mayor parecido físico tenga con el personaje. Le hemos visto en series como Spartacus, y en películas de acción como La Jungla De Cristal 5 o Divergente. Además, saldrá en Terminator Genesis. ¿Buena elección? Para el personaje al que interpreta, sí. Sin duda.

  • A favor: especialista en cine de acción. Su parecido físico con el personaje es importante.
  • En contra: es, quizá, el actor menos conocido de los seis.

4419100.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Cara Delevigne, Enchantress. Esta es una elección controvertida. Recordemos que Delevigne no es actriz, sino modelo (seguramente la más famosa hoy en día), y ello puede pesarle demasiado en el caso en el que se le quiera dar momentos de protagonismo. Sin embargo, como desde aquí creo que no será así, sino que será el personaje más secundario de los seis, no nos parece una mala acción. Aunque, como hemos dicho, pega más de Harley Quinn.

  • A favor: es una modelo de prestigio que puede atraer público.
  • En contra: no es actriz.

4428090.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

Crítica: Maps To The Stars.

Ficha técnica.

Director: David Cronenberg.

Reparto: Julianne Moore, Mia Wasikowska, Robert Pattinson, John Cusack, Olivia Williams, Carrie Fisher.

Guión: Bruce Wagner.

Fotografía: Peter Suschitzky.

Música: Howard Shore.

Sinopsis: un cuento moderno sobre la obsesión por la popularidad. Stafford Weiss es terapeuta y escribe libros de autoayuda. Tiene una mujer sobreprotectora, un hijo antigua estrella de la TV en rehabilitación y una hija que acaba de salir del psiquiátrico. La principal cliente de Stafford es una famosa actriz, a punto de interpretar el papel que hizo su madre en los años 60.

Maps_to_the_Stars-875832462-large

Crítica.

Personalmente, nunca he sido un enamorado del cine de Cronenberg. Sí, Una Historia De Violencia y Promesas Del Este son grandes películas, pero tampoco me entusiasman de una forma tan grande como para compensar otras películas del director como Cosmopolis, la cual me pareció infumable.

Por ello, tenía bastantes dudas a la hora de ver Maps To The Stars. La crítica no había sido demasiado benevolente con ella, por lo que, cuando al final me decidí a verla, la esperanza de que me gustase rozaba el cero absoluto.

¿Qué sucedió cuando la acabé? ¡Sorpresa! Me había gustado. Y bastante. Por fin Cronenberg había aprendido la lección y había decidido hacer una crítica social (en este caso, al mundo de Hollywood) utilizando para ello una comedia negra que puede llegar a recordar al Woody Allen más inspirado (el de Manhattan, no el de Magia A La Luz De La Luna). Con grandes diálogos (virtud del guionista), los cuales se suceden de forma continuada sin música de por medio (la cual se reserva para escenas sin habla), y con los que Cronenberg consigue entrelazar una historia llena de referencias cinéfilas que se agradecen, la película consigue su objetivo sin resultar tan pretenciosa como su predecesora en el cine del director canadiense.

julianne-moore-maps-to-the-stars

Julianne Moore en una escena de la película.

Los actores están, en general, enormes. Cronenberg es un buen director de actores y en esta cinta lo demuestra claramente, sobretodo dirigiendo a un Evan Bird que, con 14 años, consigue realizar una de las actuaciones más potentes del film. El resto del reparto, encabezado por la reciente ganadora del Oscar Julianne Moore, y a la que siguen una correcta Mia Wasikowska y un enorme Robert Pattinson (que no nos engañe Crepúsculo: este chico es muy buen actor), cumplen con creces en sus respectivos papeles. En este aspecto, Maps To The Stars no flojea en ningún momento.

Entonces, ¿la película tiene fallos? Obviamente. En primer lugar, su final no es para nada redondo. Puede no gustar a muchos, sobretodo a aquellos que buscasen un “final Cronenberg”, marca de la casa. Yo, como ya he dicho, no soy un gran admirador del cine del director canadiense, pero aún así el final no me ha convencido demasiado. El segundo gran fallo, es el de desaprovechar (en mi opinión) la excelente banda sonora de Howard Shore, el cual me parece uno de los mejores compositores que hay en la actualidad. Aunque Cronenberg tampoco es que sea el director más partidario de rellenar escenas con música, para que engañarnos.

Y llegamos a la conclusión. ¿Es buena Maps To The Stars? Sí, aunque no es ninguna obra maestra. Es mejor que Cosmopolis, obviamente, pero no es la gran película de Cronenberg que todos sus fans podrían haber estado esperando. Quizás haya que aguardar hasta que al bueno de David se le ocurra llamar a Viggo Mortensen. Ya sabéis a qué me refiero.

Lo mejor: sus diálogos y su humor negro.

Lo peor: el final.

6’5 / 10

‘Toy Story 4’ será independiente a las demás.

Según ha declarado el propio presidente de Pixar, la secuela que dirigirá John Lasseter no mantendrá mucha relación con la trilogía anterior y se centrará en las relaciones entre los muñecos.

“La tercera película había terminado de manera muy bella y completó una trilogía. Creo que esta película no es parte de esa trilogía. Es una historia aparte, que a su vez no sé si tendrá una continuación”, ha declarado Morris en una entrevista para Disney Latino. “Toy Story 4 no es una continuación del final de la historia de Toy Story 3. Temporariamente lo es, pero será una historia de amor. Será una comedia romántica. No hará tanto foco en la interacción entre los personajes y los niños. Creo que será una muy buena película”.

DI-Toy-Story-Of-Terror-2

La verdad es que, tras cerrar esa estupenda trilogía que es Toy Story, parece hasta lógico el alejar la cuarta parte y hacer independiente de las demás. Pero, ¿saldrá bien la jugada? Tendremos que esperar hasta 2017 para saberlo.

Harrison Ford, herido tras un accidente con su avioneta.

Harrison Ford ha sido trasladado esta mañana un hospital de Santa Mónica, California, cuando su avioneta se estrelló en un campo de golf al despegar.

Según los testigos que han podido ver el accidente, el actor de 73 años ha resultado levemente herido. “Tenía sangre por toda la cara”, declaraba uno de ellos.

1425603159_607028_1425603295_album_normal

Así ha quedado la avioneta que pilotaba el actor.

Recordemos que Ford tiene pendiente el rodaje del resto de películas de Star Wars preparadas por Disney. Un desafortunado accidente que, por suerte, no ha ido a más.