Crítica: Kingsman: Servicio Secreto.

Ficha técnica.

Director: Mathew Vaughn.

Reparto: Taron Egerton, Colin Firth, Samuel L. Jackson, Michael Caine, Mark Hamill, Mark Strong.

Guión: Mathew Vaughn, Jane Goldman.

Fotografía: George Richmond.

Música: Henry Jackman.

Sinopsis: un veterano agente secreto inglés (Colin Firth) debe entrenar a un joven sin refinar (Taron Egerton), pero que promete convertirse en un competitivo agente gracias a un ultra-programa de entrenamiento, al mismo tiempo que una amenaza global emerge procedente de un genio retorcido. Adaptación del cómic de Mark Millar y Dave Gibbons.

image

Crítica.

¿La verdad? Tenía muchas ganas de ver esta película. Desde que vi Stardust no me he perdido ninguna película de Mathew Vaughn, productor de la impresionante Snatch: Cerdos Y Diamantes, y Kingsman: Servicio Secreto no se iba a convertir en ninguna excepción.

Ahora bien, ¿ha cumplido con el hype? Pasemos a analizarla.

La película comienza con un ritmo bastante lento. De hecho, hasta la pelea en el bar, el film acusa de hacerse algo cansino y dar la impresión de normalidad. Sin embargo, después de dicha escena todo se va haciendo cada vez más rápido y dinámico, dando lugar a escenas verdaderamente impresionantes (la iglesia), combinadas con otras muy divertidas y surrealistas (la de las cabezas).

La trama en sí no es gran cosa ni pretende serlo, ya que la película no esta hecha para ser tomada en serio. Mathew Vaughn quería hacer una película de espías a la antigua usanza, como las de James Bond antiguas, pero dando su propio toque personal (la película es más próxima a Kick-Ass que a cualquier otra que haya hecho). ¿Lo consigue? Sí, sin duda, ya que Kingsman: Servicio Secreto es un film propio e impresionante, que logra algo bastante más dificil de lo que parece: ser una película de espías divertida y absurda que sin embargo, te emociona y te deja con ganas de más.

image

Los actores están bien todos: Colin Firth cumple perfectamente como caballero inglés (como en casi todas sus películas) y agente secreto. Te lo crees en todo momento, demostrando por que es uno de los mejores actores británicos en activo.

Taron Egerton, el protagonista, no lo hace nada mal para ser su primer film. No es ningún prodigio de la interpretación, pero no desentona en ningún momento. Podría decir decenas de actores más famosos y más reconocidos que actúan bastante peor que este debutante inglés.

Los secundarios, encabezados por un malvado Samuel L. Jackson, el cual borda su papel, y secundados por un Michael Caine que hace, ni más ni menos, que de Michael Caine (el homologo blanco de Morgan Freeman), cumplen con sus personajes con creces, dando lugar a una hamalgama de actores digna de mención. Sin olvidar, obviamente, a un Mark Strong que cumple en todas y cada una de las películas en las que aparece.

La dirección es, sencillamente, brutal, destacando las escenas de lucha y la ya mencionada escena de la iglesia, acompañada de fondo por Free Bird de Lynyrd Skynyrd, además de contar con un ritmo que se acelera a la media hora y que se mantiene durante hora y media más.

¿Y el gran fallo de la película? Podría haber sido mucho, mucho más gamberra. No lo es tanto como la habían pintado.

A pesar de ello, Kingsman: Servicio Secreto es una grandísima película que debería ser estudiada por Sam Mendes para no volver a hacer un truño oscuro como es Skyfall. Porque Kingsman se la come con patatas.

Lo mejor: Colin Firth, sus escenas de acción y su humor.

Lo peor: es mucho menos gamberra de lo que podría haber sido.

7 / 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s