Opinión: por qué la secuela de ‘Blade Runner’ es una mala idea.

Vaya por delante que a la hora de escribir estos párrafos no soy del todo parcial. ‘Blade Runner’ es mi película favorita, y el hecho de que hagan una secuela me provoca una sensación un tanto extraña: por una parte me intriga, pero por otra me produce un pavor y un asco indescriptibles.

¿Por qué digo esto? Porque una secuela de ‘Blade Runner’, aunque interesante, es una idea malísima. Las razones, las cuales expondré a continuación, son completamente personales, y es la comprensión de esto lo que le pido al lector de este blog antes de dar cualquier opinión contradictoria. 

‘Blade Runner’, obra cúlmen de la ciencia-ficción de los años 80, no obtuvo unos buenos numeros en taquilla. Su rodaje accidentado, las continuas peleas de Harrison Ford y Ridley Scott, el presupuesto desmedido… Todo parecía indicar que el resultado final sería, vulgarmente hablando, un bodrio. Y en gran parte, lo fue: la versión estrenada en 1982, con una desafortunada voz en off y un final feliz impuesto por la productora, fue una buena película a medias. Sin embargo, no es ni la sombra de lo que es la segunda versión, estrenada diez años después, llamada The Director’s Cut. 

Dicha versión, que simplemente quitaba la voz en off, cambiaba el final e incluía una visión onírica de un unicurnio, cambió por completo la versión original, dando lugar a la gran pregunta que suscita el film: ¿es Deckard un Replicante? Esta pregunta, tantas veces estudiada y debatida, es secundaria ante el primer gran error sobre hacer o no hacer una secuela: al existir dos versiones principales, tan distintas entre sí, ¿cuál de las dos coger? ¿Cuál de las dos tomar para hacer una secuela? ¿La primera, en la que Deckard y Rachael huyen a un bosque a esconderse, o la segunda, en la que huyen sin saberse a dónde? ¿La primera, en la que Deckard, en principio, no es un Replicante, o la segunda, en la que en principio sí lo es?

Y ya no es solo eso: si tomamos la segunda, lo cual sería lo lógico, pues es la más conocida y admirada, ¿vas a jugártela y vas a dar conocer si Deckard es o no es un Replicante? Porque si lo es, el hecho de fichar a Harrison Ford para interpretar a un personaje que, en principio, solo puede vivir 4 años, y sin embargo dicho actor tiene como 35 más, es bastante idiota. Y si te la juegas aún más, y afirmas que Deckard no es un Replicante, ¿cómo explicas la visión del unicornio de la primera, o la famosa frase de Gaff al final de la misma?

Son grandes preguntas que, por muy buen guión que tengas entre manos, son dificiles de responder. Y yo, como fan de la original, considero irresolubles, pues no contentarán a nadie.  

Otro punto a estudiar: el reparto. Mi compañero en el blog a tuiteado algunas veces que le gusta, pero yo he de discrepar sustancialmente de esto: el reparto es, hablando en plata, una mierda de proporciones épicas. Ryan Gosling tiene un pase, porque no es mal actor, y me imagino que hará de un Blade Runner, pero a partir de ahí los demás son de risa: Dave Batista, Ana De Armas, Barkhad Abdi… Actores que no pegan ni con cola en el universo de la primera, además de tener unas aptitudes actorales bastante dudosas. Y luego está Villenueve, el director: aunque interesante, lo considero un director bastante irregular, que alterna grandes películas (‘Prisioneros’) con otras bastante malas (‘Sicario’, ‘Enemy’), y que basa su poderío cinematográfico en la fotografia, lo cual no es tan importante en un universo como el de ‘Blade Runner’. 

Y oye, desde aquí, aunque parezca un friki cabreado, deseo con toda mi alma que me callen la boca. Que expandan el universo ‘Blade Runner’ con otra obra maestra: con una enorme secuela que explore temas similares a los de la original, y ahonde en otros temas desconocidos por la primera. Pero, por otra parte, dudo bastante que esto se consiga: ‘Blade Runner’ es una película perfecta en sí misma, con un desenlace abierto y cerrado al mismo tiempo, y que no da lugar, en ningun caso, a una secuela que lo único que busca es ganar pasta, no hacer cine de verdad.  

Y eso es, realmente, lo que me jode: entiendo que Hollywood es una gran corporación que busca, principalmente, ganar dinero, pero para ello hay mil formas de hacerlo, y no el sacar una secuela 34 años después de una de las mayores obras maestras de la ciencia-ficción. Y más cuando no hay una version establecida, cuando el final es tan abierto y que da lugar a tantas interpretaciones, o que cada interpretación es única en si misma, lo que hará que, al elegir una para una secuela, se vayan a la mierda todas las demás, dejando en la cuneta uno de los atractivos del film: el poder interpretar tu mismo el final.

Obviamente veré la secuela, el día del estreno, y con setimientos encontrados. Intentaré verla sin prejuicios, aunque me costará, pero he de decir desde aquí que la secuela es, sin duda, una mala idea. Igual que lo fue Terminator Genesys, igual que lo fue 2010, igual que lo fue Prometheus, e igual que lo son el 90% de las secuelas de películas míticas que no merecen una continuación con el único objetivo de ganar más pasta. 

Pero oye, esto es Hollywood, y a cada día que pasa las secuelas, los remakes, los reboots, etc. Van estando cada vez más a la orden del día. 

Y sí, ‘Blade Runner 2’ es una pésima idea. Pero ojalá, y lo digo de corazón, que me chapen la boca con otra obra maestra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s