Crítica: Mad Max: Fury Road.

Ficha técnica.

Director: George Miller.

Reparto: Tom Hardy, Charlize Theron, Nicholas Hoult, Hugh Keays-Byrne, Zoë Kravitz, Angus Sampson, Rosie Huntington-Whiteley.

Guión: Nick Lathouris, Brendan McCarthy, George Miller.

Fotografía: John Seale.

Música: Junkie XL.

Sinopsis: perseguido por su turbulento pasado, Mad Max cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo que huye a través del desierto en un War Rig conducido por una Emperatriz de élite: Furiosa. Escapan de una Ciudadela tiranizada por Immortan Joe, a quien han arrebatado algo irreemplazable. Enfurecido, el Señor de la Guerra moviliza a todas sus bandas y persigue implacablemente a los rebeldes en una “guerra de la carretera” de altas revoluciones.

Mad_Max_Furia_en_la_carretera-429261909-large

Crítica.

Recuerdo como ayer, tras ver la película con mi hermano, éste me dijo que quería ver más películas de George Miller, pues ésta le había parecido brutal. Yo, casi riéndome, le dije que este director australiano de 70 años había dirigido, además de la trilogía original de Mad Max, las dos entregas de la saga Happy Feet y ese film noventero tan adorable como es Babe, El Cerdito Valiente.

Mi hermano, confundido, me preguntó que por qué no había hecho más películas, si Mad Max: Fury Road era el film con la mejor dirección que había visto nunca. Dejando aparte que mi hermano no ve mucho cine, y salvando esta pequeña introducción, he de decir que la pregunta de mi hermano y su posterior afirmación guardaban algo de verdad: cualquiera que vaya a ver la cuarta entrega de Mad Max podrá darse cuenta de lo que nos habíamos estando perdiendo relevando a Miller a la realización de películas infantiles como las ya mencionadas. ¿Te gusta Fast & Furious? No te preocupes: Mad Max: Fury Road la deja a la altura del betún.

La película comienza cuando Imperator Furiosa (los nombres no tienen desperdicio), a bordo de un camión de guerra, decida salvar a las concubinas de Immortan Joe y sacarlas de forma clandestina de la Ciudadela, lugar en el que residen. Cuando descubren su plan, tanto Imperator Furiosa como Max (el cual se une posteriormente a la huida) deberán escapar de varios ejércitos de coches en una persecución que ocupa toda la película. ¿Argumento interesante? Depende de para quién. En mi opinión es el transforndo perfecto para plasmar realmente lo que es el universo Mad Max: locura, coches estrafalarios y personajes que rozan la demencia. Eso, y acción. Mucha acción. Porque si algo destaca de Mad Max: Furia En La Carretera es esa hora y cuarto de persecuciones sin fin en lo que todo puede pasar y en la que Miller no da ni un segundo de respiro al espectador. Intentando no abusar del CGI (ciertamente, no se nota nada) y con una dirección mucho más artesanal de lo habitual, el director australiano consigue plasmar en la pantalla algo ciertamente complicado: belleza en el género de los blockbuster. Esto no es Fast & Furious ni Transformers. Aquí hay una fotografía espléndida, una banda sonora sublime y una paleta de colores que oscila siempre entre lo naranja (día) y azul (noche), todo ello adrezado con las escenas de acción más locas y mejor rodadas que un servidor ha visto en su vida.

maxresdefault

Y luego tenemos a los protagonistas: Max y Furiosa. Toscos, poco habladores (Tom Hardy no dirá más de una veintena de frases en toda la película) y con sus propias convicciones, no me cabe duda de que pronto se convertirán en verdaderos iconos del cine de acción, pues tanto Theron como Hardy bordan sus papeles. Respecto al resto del elenco destacar a Nicholas Hoult, el cual hace un buen papel en su rol de loco seguidor de Immortan Joe.

Y es que en eso consiste esta película: de personajes que oscilan entre la marginación y la locura en un trasfondo social en el que la lucha feminista de liberación da pie a la (poco elaborada, ciertamente) trama del film. Ahora bien, que nadie se alarme con lo de “lucha feminista”, pues la situación que se nos presenta en la película es más una “huida de esclavas sexuales” que una “lucha por los derechos de la mujer”. Esto lo digo por quien piense que Miller ha intentado hacer una crítica social al mundo en el que vivimos, cuando no es así: el mundo de Max es un mundo demente y en ese mundo Immortan Joe es quien esclaviza a las mujeres para procrear.

Queridos lectores, no sé si serán muchos o pocos, pero si quieren un consejo, vayan a ver esta película. Da igual que te gusta la acción o no. Da igual que seas un gafapasta o que tu actor favorito sea Vin Diesel. Da igual que tu película preferida sea cualquiera de T. Malick. Mad Max: Fury Road es el espectáculo visual definitivo, dos horas de verdadero cine que demuestran, una vez más, que la artesanía siempre superará al tan sobreutilizado CGI.

Señor Miller, ¿para cuándo una secuela?

Lo mejor: las escenas de acción son lo mejor que he visto nunca. El guitarrista.

Lo peor: que la critiquen por su pobre guión. ¿Qué esperaban? ¿Diálogos marca Trantino?

9/10